Visitas:

SANATORIO DE TUBERCULOSOS DE LA ALFAGUARA

un lugar lleno de historias sobre apariciones, psicofonías y por supuesto lleno de Historia propiamente dicha. Lo que se suponía que sería una ruta de senderísmo de 2h para llegar a él, resultó ser una aventura de 4 horas. Parecía como si el propio sanatorio no quisiera ser encontrado, aunque se intuía su presencia. Algo me arrastraba a seguir buscando y al final mereció la pena. 

Un lugar insólito, sin duda, lleno de una calma total; no vimos nada, no salió nada extraño en las fotografías, no obstante, os puedo decir que se siente algo. En cuanto puse un pié dentro del propio sanatorio, me sentí observado. 

No dudo que voy a volver.

 

- dedicado a Marina Jiménez -