Visitas:

Alcázar Puerta de Sevilla - Carmona

Las antiguas murallas carmonenses abarcaban un recinto de casi 50 hectáreas. La Puerta de Sevilla estaba situada al oeste, que era la zona de más fácil acceso a la ciudad, por lo que la puerta se fortificó para hacerla casi inexpugnable.

Se conocen datos de fortificaciones en esta zona desde los siglos XIV y XII a.C. Los cartagineses comenzaron a edificar el edificio actual entre el 237 y el 206 a. C. y, cuando los romanos conquistaron, la zona reformaron esta fortaleza.​ La obra romana se centró en la construcción de la entrada grande que hay actualmente, con un sencillo arco de medio punto, y en la creación de otra pequeña puerta (poterna) que hay al norte. Entre los siglos IX y XII los almohades construyeron arcos de herradura en las partes interior y exterior de la puerta principal, así como aljibes, muros y barbacanas.

Cuando los Reyes Católicos conquistaron Málaga, el alcaide musulmán Amet-el Zegrí fue llevado preso al Alcázar de Abajo, donde vivió cautivo en una de sus torres.

El edificio fue restaurado por completo entre 1973 y 1975.